¿YOGA y pérdida de peso?

2019-06-05 09:05:52 

Por: Blanca Castellnou – Entrenadora de yoga de FITFITUP

¿Has pensado en la relación del YOGA con la pérdida de peso?

Si adelgazar está entre tus objetivos, ya sea por motivos de salud, como el sobrepeso, o porque quisieres bajar unos kilitos para sentirte mejor, este artículo puede descubrirte algo nuevo.

Estar por encima de tu “peso óptimo” suele ser causa de varios factores; una mala alimentación, sedentarismo, desajustes emocionales o una combinación de todos ellos. Y es aquí donde entra el Yoga.

La pérdida de peso no es el principal objetivo de la práctica de yoga, pero sí puede facilitar este proceso. A continuación, veremos las razones, tanto a nivel físico como psicológico.

Empecemos por el impacto que causa la práctica del YOGA en nuestro cuerpo.

Tal y como vimos en el artículo introductorio al Yoga, existen diferentes estilos y podemos encontrar algunos más dinámicos que otros, lo cual deberemos tener en cuenta según nuestros objetivos y necesidades.

En una clase de yoga nuestro ritmo cardíaco se ve acelerado debido a la contracción y al estiramiento constante de los músculos. Los movimientos fluidos y el sostener determinadas posturas durante varias respiraciones exigen fuerza, flexibilidad, equilibrio y mucha concentración.

Resulta una práctica muy completa que trabaja y tonifica todo el cuerpo y favorece el desarrollo de la propiocepción.

Además, las diferentes torsiones que se ejecutan en la zona abdominal masajean los órganos internos, facilita la eliminación de toxinas y mejora el tránsito intestinal y la digestión en general.

Obviamente, en una clase de yoga no quemaremos tantas calorías como en otros deportes de alta intensidad, pero es un gran complemento, ya que también trabaja la elasticidad, cualidad que no queremos olvidar para conseguir un cuerpo sano, equilibrado y eficiente.

Por otro lado, tenemos los infinitos beneficios que nos aporta la filosofía del YOGA y su forma de tratar al cuerpo.

Adelgazar es un proceso que tiene un gran componente psicológico. A menudo el estrés, la ansiedad y las prisas afectan de manera directa a nuestros hábitos alimentarios. Estados como el aburrimiento, el sentimiento de frustración y otras emociones, también pueden afectar a la ingesta de alimentos insanos para el organismo. Es común en nuestra sociedad comer más de la cuenta y consumir productos ultra procesados, ya que son placenteros, fáciles y rápidos de adquirir.
Desarrollar hábitos alimentarios saludables requiere de esfuerzo, pero este tema ya lo trataremos en otra ocasión. Sigamos con el YOGA.

En las clases de YOGA se hace especial hincapié en la respiración y esa toma de conciencia durante la meditación, la misma práctica y la relajación final, resulta en un conocimiento global de nuestro estado. Esa calma, bienestar y el desarrollo de una mente atenta a las sensaciones del cuerpo son los principales detonantes del cambio de hábitos.

La escucha interna y los valores de respeto y aceptación que transmite el YOGA, harán que poco a poco identifiques esos patrones y mejores tu relación con la comida. Diferenciando el hambre real de la emocional.

La práctica de YOGA mejora la salud en general y aumenta la autoestima, lo cual te mantendrá [email protected] para seguir practicando. A partir de aquí, la constancia y la paciencia harán que te sientas bien en tu cuerpo y sigas cuidándole como se merece. Un estilo de vida saludable y una alimentación consciente harán que tu cuerpo recupere su peso óptimo, deshaciéndose de lo que no necesita.

Espero que este artículo te haya dado algunas claves a considerar y si tienes cualquier pregunta escríbenos y resolveremos tus dudas. Recuerda que a través de FITFITUP puedes contratar el servicio de clases particulares de YOGA totalmente personalizadas, coge las riendas de tu salud y experimenta el cambio tu [email protected]

¡Gracias por tu interés y hasta pronto!