Tu superación solo puedes limitarla tú.

2018-06-13 09:47:28 

Por: Luis Rodríguez – Entrenador personal de FITFITUP – Licenciado en Psicología.

Las experiencias pasadas condicionan nuestras vidas, pero no la determinan.

Nunca es demasiado tarde para cambiar.

A lo largo de mi trayectoria profesional he conocido muchos ejemplos de superación. Personas maravillosas de las que he sido guía y compañero en momentos complicados de sus vidas.

Recuerdo con cariño a un chico que cuando lo conocí, su autoestima estaba rota. No se acordaba de quererse y gran parte de sus conductas estaban orientadas a hacerse daño.

En un escenario así, cuidarse no es prioridad y el abandono físico se convirtió en evidencia del problema, sin embargo este, entre otros factores fue el desencadenante para la búsqueda de ayuda profesional.

La autoestima y el autoconcepto condicionan nuestra conducta enormemente y cuando están dañados pueden afectar a nuestra salud psíquica y a nuestro entorno.

El deporte bien orientado ayuda a mejorar la valoración que hacemos de nosotros mismos.

Ejercicios sencillos como una sentadilla, un salto o una flexión pueden suponer un gran aprendizaje. Todo ejercicio conlleva un esfuerzo y ajustar este a tus posibilidades hace que se convierta, en términos psicológicos, en un refuerzo positivo, en un premio.

Sin embargo no siempre hubo premios, aprender a través de las consecuencias en momentos de debilidad puede ser duro. Durante el proceso también hubo caídas, y estas llevaron a refuerzos negativos. Pequeños pasos atrás en el entrenamiento, oportunidades para valorar la trayectoria lograda y lo que suponía volver a puntos del pasado.

Por ejemplo, recuerdo que tras una gran pérdida de peso, proceso de muchos meses de trabajo, el entrenamiento diario estaba orientado a la mejora de fuerza y de tono muscular. Una serie de acontecimientos y conductas inadecuadas me llevaron a tomar la decisión de recuperar programas de entrenamiento pasados. Esta estrategia me sirvió para hacerle ver la importancia de lo que ya había conseguido, que tenía que valorarlo, afrontar las consecuencias y seguir adelante.

Tras este punto de inflexión continuó obteniendo pequeñas victorias que le permitieron fijar metas más ambiciosas. Esto hizo que cada vez fuese capaz de esperar más tiempo, de esforzarse más para conseguirlo. En esencia, se valoraba más.

Sus objetivos continuaron creciendo y transfirieron a otras parcelas de su vida como el trabajo, cuidado de su imagen personal, su círculo social… y esto continuó mejorando su autoconcepto y autoestima. El círculo se había cerrado, tenía la fórmula para ser más feliz, para seguir superándose.

Utiliza el deporte para conocer tus límites, pero no te limites.

Esfuérzate, pero no olvides premiarte. Aprende de tus experiencias pasadas, pero no dejes que determinen tu vida, porque tu superación solo puedes limitarla tú mismo.

2018-06-13T10:35:44+00:00

Leave A Comment

HAZTE PREMIUIM
Primer mes
GRATIS

Código cupón - MESGRATIS
REGISTRATE AHORA
close-link
WhatsApp

FITFITUP