Pedro, 82 años, ejemplo de una vida activa

2019-03-26 20:30:06 

Por: Luis Rodríguez – Entrenador personal de FITFITUP.

Hoy quiero hablaros de Pedro Ocaña, el protagonista del artículo de esta semana, que el pasado sábado tuve el inmenso placer de conocer y ver entrenar. Estoy seguro que sus palabras servirán de inspiración y motivación a muchos de nuestros suscriptores.

Antes de nada, permitidme que os cuente una pequeña historia personal.

Recuerdo perfectamente aquellas tardes cuando tan solo tenía 10 años y en las que el tiempo parecía detenerse. Días eternos, llenos de juegos, actividad y despreocupación.

El tiempo parece transcurrir mucho más lento cuando somos niños

Había tiempo para todo, hasta para aburrirse varias veces al día. Para mi, la vida fue despacio hasta los 10-12 años, anhelaba ser mayor y que el tiempo pasara más rápido en multitud de momentos, en casi todos.

Con la adolescencia comenzó a acelerarse un poco, sin embargo fue a partir de los 20-23, cuando el tiempo empezó a volar. Las semanas parecían días y los años pasaban como si de meses se tratara.

A partir de ahí, de ese justo momento, te das cuenta de que el tiempo nunca más volverá a ir despacio y empiezas a otorgarle valor, probablemente más valor que a nada.

¿Has tenido una experiencia parecida con el paso del tiempo?

Hayas experimentado esta sensación de que el tiempo transcurre cada vez más rápido o no, lo cierto es que el tiempo pasa y por más que tratamos detenerlo, estirarlo o ralentizarlo, todavía no somos capaces de controlarlo.

Sin embargo la ciencia sí nos está diciendo algo que podemos hacer para vivir un poco más y sobretodo para vivir mejor, con mayor agilidad, movilidad y libertad. Movernos.

Existen multitud de estudios que demuestran que realizar ejercicio físico, entrenar la fuerza y mantenerse activo aumentan la longevidad, previniendo enfermedades y mejorando la calidad de vida.

También existe numerosa bibliografía científica que defiende que algunas dietas basadas en la restricción y/o privación calórica también permiten vivir más años y mejor.

Las dietas hipocalóricas suponen mayor desgaste, oxidación y correlacionan en mayor grado con patologías como diabetes, cáncer, problemas cardiovasculares, etc.

¿Entonces porqué los médicos no prescriben más a menudo ejercicio físico y comer menos?

Sí lo hacen, al menos cada vez más. En la sociedad de la información inmediata se cuelan muchas falsas afirmaciones que nos pueden hacer dudar, pero cuando la información es tan masiva, siempre tiende a abrirse camino la verdad, hasta terminar imponiéndose.

Por eso, gracias a los tiempos que vivimos podemos ver cómo las personas cada vez se cuidan más, nos cuentan sus experiencias y podemos ver sus resultados.

Este es el caso de Pedro Ocaña, un encantador señor que llevaba semanas viendo en un parque de Madrid entrenando mientras yo realizaba mis sesiones de entrenamiento personal.

Es un señor que rebosa simpatía y energía positiva. Fue jugador de futbol de primera división en el Málaga y como él mismo me dijo “lleva toda la vida haciendo ejercicio”.

A sus 82 años de edad, Pedro se mueve con agilidad, camina varios kilómetros hasta el parque donde entrena, corre a ritmo ligero, flexiona su cadera para tocar sus pies con facilidad, camina de puntillas, realiza desplazamientos laterales, sentadillas y pequeños saltos. Pude ver con admiración como Pedro realizaba todos estos ejercicios y muchos otros a sus 82 años y con una sonrisa y una actitud enternecedora.

Pedro me decía lo importante que era para él el ejercicio físico, “habrá tiempo para la cervecita y todo eso, no va a ser todo entrenar, pero esto es fundamental”. Hablamos un buen rato acerca del equilibrio y de su importancia a la hora de disfrutar en plenitud de todo lo que la vida nos ofrece.

“Esto hace que visites los parques en vez de el hospital” me decía refiriéndose a la actividad física como la clave para mantener un buen estado de salud.

Pedro se mueve siempre, esté donde esté, porque no es una obligación sino una manera de vivir: “me voy de vacaciones y lo primero que hago es ir a playa a entrenar, y aquí en Madrid, igual, voy a un parque”, me decía.

Cada frase de Pedro estaba cargada de sabiduría y experiencia, en especial me encantó esta:

“El ejercicio mata a todos los gusanillos que tenemos en el cuerpo”

Admiración por personas como el, que ejemplifican que no hay que pararse. Debemos movernos, lo que podamos, no importa lo rápido que corras, las flexiones que hagas o lo mucho que se flexione tu cadera al estirar, lo realmente importante es que lo hagas, ¡que te muevas!

Este sea probablemente uno de los artículos más importantes que he escrito en FITFITUP, no tanto por el contenido sino por la calidad del mensaje.

Se trata de un mensaje claro, directo y que a través de la experiencia y el ejemplo de Pedro te atraviesa, haciéndote entender desde la más profunda admiración, que tal como Pedro me dijo, la clave está en MOVERSE.

Gracias una semana más por leer nuestras aportaciones, y gracias infinitas a Pedro por permitirnos compartir su experiencia.

Esperamos que te haya gustado el artículo de esta semana. Recuerda que en este blog dispones de más de 100 artículos de nutrición, psicología, ejercicio físico y motivación.

Feliz semana.

Referencias:
Newman & Kupelian, 2006
Adams, Segal, & McKenzie, 2016; Gomes, Martinez, Pagan, & Damatto, 2017
Argilés, Campos, Lopez-Pedrosa, Rueda, & Rodríguez-Mañas, 2016
Bente K. Pedersen & Febbraio, 2012
Mitchell et al., 2015; Phillips et al., 2012
Pedersen & Saltin, 2015
Kalyani, Corriere, & Ferrucci, 2014
Kraemer & Ratamess, 2005
Strasser, Arvandi, & Siebert, 2012