¡MOTÍVATE!

2019-04-02 23:01:35 

Por: Noemí Artigas PintoPsicóloga sanitaria

Seguro que más de una vez nos hemos preguntado ¿qué debería cambiar en nuestra vida para poder alcanzar nuestras metas?

Empezar a llevar una vida saludable e incrementar nuestra actividad física son propósitos muy comunes que tienen un alto porcentaje de fracaso o abandono. No hemos conseguimos pasar de materializarlo en un pensamiento más, dentro de nuestro flujo cognitivo, que acaba perdiéndose hasta que reaparece de nuevo y así vuelta a empezar.

Una forma de labrar nuestro futuro es tener en cuenta, que las acciones que hacemos en nuestro presente van a ser, en suma, el reflejo de nuestro futuro.

Sin embargo es en el presente donde realmente podemos actuar para alcanzar nuestras metas futuras.

El primer paso hacia la motivación es darse cuenta de que área de nuestra vida estamos insatisfechos. Si no estamos felices con los resultados que hemos obtenido en determinada actividad, admitirlo es el inicio de la solución.

Otra cuestión a tener en cuenta es ¿por qué es importante para mí esta meta? Recapacitar sobre este punto nos ayuda a tener argumentos para fortalecer nuestra decisión y animarnos a conseguirla.

Reflexionar sobre ¿qué me está impidiendo cambiar? Es otra fuente de información valiosa que nos guía hacia el objetivo. Pueden venir a tu mente diferentes pensamientos: la pereza, el miedo a fracasar, creencias desmotivadoras y falsas, como por ejemplo creer que no podremos cambiar; que no nacimos para esto, que no es el momento….

Tu solo te estás limitado la vida, no nos podemos quedar únicamente con la queja, porque a la larga seguirá nuestra insatisfacción.

¡Deja de buscar excusas hacia la dirección incorrecta! Estás totalmente preparado para crecer hacia la meta.

Invertir este proceso siempre es más difícil al principio, pero cuando empieces a tomar decisiones y a realizar cambios, esta tarea empezará a resultar más sencilla.

¿Qué actitudes y hábitos pueden de ser buenos compañeros para aumentar nuestra motivación?

Nuestra llave maestra es la ACTITUD POSITIVA:

  • Concentra tu energía y emociones en el fin que quieres conseguir. No invites a la duda ni a la desesperanza.
  • Focaliza la atención en todo aquello que estás haciendo y te está acercando a tu objetivo, por ejemplo mantenerte activo. Las dificultades que vayan apareciendo son solo oportunidades de convencerte que eres capaz de superarlas.
  • Haz del pensamiento tu aliado, date ánimos y piensa que vas a conseguirlo.
  • Busca soluciones y no te concentres en el problema. Cuando surja uno, rápidamente ve hacia las medidas que has de tomar para seguir adelante.
  • Refuerza tu autoestima: valora el esfuerzo que estás dedicando, celebra tus logros, aprende de tus errores para ver que se puede seguir mejorando…

Fomenta HÁBITOS MOTIVADORES:

  • Intenta mantener el orden. En todo cambio existe inestabilidad. Mantén rutinas, planifica tu agenda, priorizar necesidades… todo esto te ayudará a ubicarte, a prestar atención hacia lo importante y poder así llevar a cabo el proceso con éxito.
  • Prioriza un buen descanso, este área es una de las mayores fuentes de energía en nuestro día a día.
  • Mira por tu salud. Trata de tomar decisiones que te ayuden a favorecerla.
  • Disfruta! diviértete, ríe y fomenta el buen humor. Si es durante la actividad física mejor será la adherencia a esta.

Tener en cuenta estas recomendaciones te ayudarán a mantener la actividad física presente en tu vida o conseguir cualquier otra meta que te propongas.

Me gustaría terminar este artículo con una frase que invita a la reflexión y son duda induce motivación:

“He fallado más de 9.000 tiros en mi carrera. He perdido alrededor de 300 juegos.  En 26 ocasiones me han depositado la confianza para hacer el tiro que define el juego, y he fallado. He fallado una y otra vez en mi vida. Y por eso he tenido éxito.”  

Michael Jordan.