La educación cruzada

2019-07-17 10:57:52 

Por: Arnaud Ouffoue Rodríguez – Entrenador personal de FITFITUP

Hoy vamos a hablar de una metodología poco conocida a la hora de afrontar la rehabilitación de una lesión, la educación cruzada.

¿Y si os dijera que entrenando un brazo podéis desarrollar el otro sin moverlo? Pues no os estaría engañando, ya que a esto se refiere la educación cruzada, también llamada aprendizaje contralateral, cross transfer, entre otras maneras.

La educación cruzada se refiere al desarrollo de la fuerza y rendimiento de un miembro no entrenado, por el entrenamiento del miembro contralateral.

Es decir, lo mismo que hemos explicado arriba, mejora del rendimiento de un brazo entrenando sólo el otro.

Increíble, ¿verdad?

En realidad, este fenómeno se debe a mecanismos neurológicos que aún están por determinar, ya que no existe consenso sobre ello. Pero lo cierto es que es una metodología muy interesante a la hora de abordar la recuperación de lesiones en miembros inmovilizados, otras lesiones e incluso problemas de movilidad producidos por otro tipo de patologías, como ictus o meningitis, que pueden afectar sólo a un lado del cuerpo.

Pero como todo, tampoco debemos abusar de esta metodología sin supervisión, porque aunque desarrollamos la fuerza del lado no entrenado, obviamente la vamos a desarrollar aún más en el lado que estamos trabajando. Esto nos puede conducir a una asimetría entre ambos miembros, que puede provocarnos un estado disfuncional con mayor probabilidad de lesionarnos por descompensación, por lo que siempre será recomendable trabajar de la mano de un profesional, que dirija nuestra evolución y seguimiento para sacarle el máximo partido a la educación cruzada.

La educación cruzada, aunque no es muy popular, se comenzó a estudiar hace más de un siglo, considerando todo tipo de variables, tales como el tipo de contracción muscular, la intensidad del entrenamiento, el volumen, o el efecto en los diferentes miembros. A este respecto existe una gran cantidad de resultados que, aunque no siempre coinciden sobre el nivel de ganancias para el miembro no entrenado, sí que se puede concluir que existen tales ganancias, e incluso podemos manipular las variables antes expuestas para maximizar ésas ganancias.

Con todo ello, espero que este artículo sea de utilidad a la hora de afrontar la recuperación de una lesión, y facilite el camino de vuelta a la normalidad.