El YOGA. La práctica hindú que ha conquistado occidente.

2019-02-05 19:40:26 

Por: Blanca Castellnou – Entrenadora de yoga de FITFITUP

Estoy segura de que cada vez son más las personas a tu alrededor que empiezan a practicar yoga, la práctica hindú que ha conquistado occidente, y te comentan la cantidad de beneficios que les está aportando a sus vidas, que deberías probarlo, etc.

A través de las redes sociales también nos llegan fotos de yoguis haciendo posturas espectaculares en paisajes idílicos y es ahí donde nos invade la confusión.

  • ¿Entonces, el yoga nos relaja?
  • ¿El yoga es meditar o contorsionismo?
  • A mi amiga le sienta muy bien, pero yo no tengo flexibilidad alguna…

¡FITFITUP al rescate! Ahora mismo resolvemos todas esas dudas.

¿Qué es el yoga?

El yoga es una disciplina tradicional de la India, la cual empezó a popularizarse en Occidente sobre los años ochenta, gracias a las visitas de grandes maestros hindúes a Estados Unidos y Europa.
“Yoga” significa unión. Unión entre cuerpo y alma, así como la unión entre tu persona y el resto del mundo a nivel espiritual.
Con el fin de habitar en un cuerpo sano, ágil y fuerte, esta práctica hace especial hincapié en la respiración y es conocida por sus más de cien posturas y sus variaciones. A través del movimiento y la atención interna, el yoga se convierte en una meditación dinámica que nos permite mantener el foco en el momento presente y resetear la mente. La suavidad, el reducir la velocidad y el respeto hacia el propio cuerpo son algunos de los aprendizajes que iremos descubriendo.
Las diferentes posturas nos exigen la activación de los músculos, elasticidad, movilidad en las articulaciones y equilibrio. De ahí vienen todos los beneficios físicos. La combinación de acción y relajación en una misma clase, genera ese estado sereno de tranquilidad y sosiego por el que es conocido el yoga.

Beneficios del yoga:

A través de la práctica constante de esta disciplina empezaremos a recibir una serie de beneficios notorios a nivel físico, mental y emocional. Algunos los percibiremos al terminar la primera clase y otros irán llegando con el tiempo, la paciencia y la perseverancia.

  • Aumento de la flexibilidad y el equilibrio.
  • Corrección postural.
  • Incremento de la fuerza y la resistencia.
  • Control del peso y mejora de la circulación.
  • Reducción del estrés y la ansiedad.
  • Regulación del sistema nervioso.
  • Desarrollo de la conciencia corporal y la escucha interna.
  • Cultivo de la paz interior.

Además, los médicos también suelen recomendar asistir a clases de yoga para pacientes con escoliosis, dolores lumbares, migrañas, tensión en hombros y cuello y otras enfermedades o dolencias. En ese caso es importante informar al profesor antes de empezar la clase.

Tipos y estilos de yoga:

Para tipos de yoga, colores. Y es que esta práctica cuenta con una gran variedad de opciones que han ido surgiendo de la necesidad de adaptar el yoga a los diferentes perfiles, cuerpos y personalidades.
Sin embargo, contamos con 6 tipos (linajes) principales y más comunes. Partiendo de que todos ellos cuentan con el mismo patrón de posturas, la diferencia se encuentra en la dinámica y ritmo en la práctica de cada estilo:

  • Hatha: opción suave para iniciarte en las posturas básicas del yoga.
  • Vinyasa: estilo que busca la suavidad del Hatha enlazando las diferentes posturas con movimientos fluidos guiados por la respiración.
  • Ashtanga: es conocido por tu exigencia física. Cuenta con 4 series fijas de posturas y su práctica consiste en la repetición de éstas. Empezando por la primera y según vas aumentando tu nivel, puedes pasar a la segunda y así sucesivamente.
  • Iyengar: estilo más preciso. Trata la correcta alineación del cuerpo en cada postura. Su práctica es más bien estática y cuenta con el soporte de mantas, bloques, sillas y otros accesorios.
  • Yin: todo lo contrario a un yoga activo y dinámico. Aquí se trata de soltar. Son posturas pasivas en el suelo que debes sostener entre 5 y 10 min.
  • Kundalini: estilo focalizado en trabajar la energía que se mueve a través de la columna, los chakras y los canales energéticos.

Dentro de cada tipo podemos encontrar otras variantes y otros linajes, como por ejemplo: Bikram yoga, Yoga Nidra, Jivamukti, Rocket, Yoga restaurativo, AcroYoga, Yoga aéreo, Yoga para embarazadas, Yoga para niños, etc.
¿Te suena alguno de ellos? Ya lo ves, tienes una larga lista de posibilidades.

¿A quién está dirigido el yoga?

A todo el mundo. Lo has leído bien, para todas las edades y perfiles posibles. A menudo se dice que “Si puedes respirar, puedes hacer Yoga”.
Empieza por probar los estilos que más resuenen contigo o simplemente yendo a la escuela o centro que te quede más cerca de casa, háztelo fácil. Pronto encontrarás un estilo y profesor/a que te aporte lo que necesitas.
Si quieres iniciarte en esta práctica y te da mucho respeto el asistir a una clase grupal, una muy buena opción sería recibir clases particulares para que un/a profesor/a pueda guiarte de manera personalizada, teniendo en cuenta tus necesidades y tu cuerpo.
Recuerda que a través de FITFITUP puedes contratar este servicio y empezar tu camino de la mano de un profesional.
Espero que este artículo te haya ayudado a conocer un poco más el yoga y que pronto te sitúes encima de una esterilla para empezar a experimentar esta beneficiosa práctica.

¡Muchas gracias por tu interés y hasta pronto!
“Namasté”