¿Cómo aumentar la autoconfianza para hacer más efectivo mi entrenamiento?

2018-10-02 21:06:55 

Noemí Artigas Pinto – Psicologa Clínica
www.psicologocercadeti.com

La actitud que una persona mantiene cuando se plantea conseguir un objetivo es determinante en la consecución del mismo.

Las actitudes esconden creencias, que nos ayudan o facilitan el camino hacia la meta o pueden dificultarlo, convirtiéndose en verdaderos obstáculos que nos lleven a abandonar.

La confianza en uno mismo no es otra cosa que la percepción de la capacidad para obtener éxito o fracaso en una determinada meta.

La autoconfianza tiene una clara influencia en el rendimiento de cualquier actividad deportiva.

Cuando potenciamos una autoconfianza sana, ésta influye directamente en nuestras emociones positivas, haciendo que nos sintamos más seguros, más tranquilos, con mayor control.

También interviene en nuestra motivación, esfuerzo, resistencia física, concentración… que bien orientada puede aportar una maximización de beneficios y una reducción de efectos negativos como por ejemplo lesiones, desmotivación o desistimiento.

Además la carencia de autoconfianza alienta el mal manejo de las emociones negativas, sintiéndonos más presionados o estresados, frustrados…

Con este artículo se pretende ofrecer recomendaciones orientadas al desarrollo de un equilibrio en nuestra confianza sin caer en un exceso ni en una falta.

Podemos pensar que la autoconfianza se tiene o no se tiene, pero esto es un error. Como cualquier idea o creencia podemos cambiarla, mejorarla, mantenerla…

¿Qué pasos podemos dar para entrenar nuestra autoconfianza?

Uno de los factores que más nos ayudan a conseguir confiar en nosotros mismos es establecer metas realistas.

Las metas imposibles aumentan la idea de fracaso y de incapacidad. El problema no radica en que no seamos capaces de conseguir la meta, sino más bien, que la elección de la meta es inadecuada. Podemos poner esto a prueba, observando que una meta ajustada a nuestras posibilidades es alcanzable y refuerza la percepción de autoeficacia.

Otro factor que nos ayuda a potenciar nuestra autoconfianza, es establecer objetivos basados en el rendimiento.

Es un error muy común fijarnos únicamente en los resultados. Si no conseguimos los resultados deseados e interpretamos como causa principal del fracaso nuestra incapacidad, tenemos una alta probabilidad en influir negativamente en la percepción que poseemos de nuestra capacidad para el éxito.

Hemos de tener en cuenta que el resultado depende de muchos factores y no sólo podemos dar importancia a la parte que nos corresponde de forma directa. Esta lectura de la situación no es realista y dificulta que alcancemos nuestros objetivos.

También debemos tener en cuenta de la influencia positiva que posee mantener la constancia en las rutinas deportivas.

Hemos de generar adherencia de forma constante a nuestras actividades deportivas. Como cualquier práctica que deseemos desarrollar, al principio va a requerir esfuerzo para mantenerla, con el paso del tiempo y gracias a las ganancias positivas que de ella se derivan a largo plazo, se facilitará en que se acabe instaurando de forma sencilla.

Acudir a nuestro entrenamiento con una actitud positiva nos proporciona menos resistencia y menos esfuerzo, influyendo en nuestro rendimiento.

¿Cómo conseguirlo? Mediante el control de pensamientos negativos, mandándonos mensajes que nos ayuden a ver el ejercicio que vamos a realizar como alcanzable.

Por ejemplo podemos promover una actitud más sana de la siguiente forma:

Si antes de empezar nuestro ejercicio viene a nuestra mente pensamientos del tipo “ uff que pereza, no me apetece hacerlo, me va a salir mal, me cansaré en seguida…”, podemos sustituirlos por “ venga vamos a intentarlo, ya que he venido a entrenar voy a intentar aprovechar mi tiempo, lo haré lo mejor que pueda incluso puede que mejor de lo que creo, si resisto un poco luego me sentiré mejor”.

Otro buen recurso es usar el sentido del humor como herramienta para afrontar situaciones difíciles. En la vida, en general, nos ayuda a desdramatizar y afrontar mejor los problemas.

Podemos beneficiarnos de hacer del entrenamiento una “actividad deportiva divertida”, y tomarnos con humor los errores o los ejercicios que nos cuestan un esfuerzo superior.

Quitarle importancia nos ayuda a no verlo como imposible.

Esto nos puede permitir enfrentarnos de forma más eficaz otro día, y vivirlo como algo satisfactorio. También fomenta la adherencia y el manteniendo de la práctica deportiva previniendo el abandono. Al no frustrarnos y relativizar, no lo convertimos en algo aversivo.

Alíate contigo mismo para vencer los obstáculos, haciendo que la práctica deportiva sea más cómoda y asequible.

Finalmente me gustaría agradecer la oportunidad a FITFITUP de poder difundir contenido como este, orientado a que el ejercicio físico pueda ser una herramienta para mejorar la confianza de las personas y por ende su salud y calidad de vida.

Estos son algunos tips que estoy segura te podrán ayudar a mejorar tu relación con la actividad física y el deporte. Si necesitas un plus de motivación, profesionales como el equipo de FITFITUP tienen su razón de ser en esto mismo, ayudar a motivar, generar adherencia y conseguir objetivos a través de la diversión y la actividad física programada y planificada.

2018-10-02T23:35:53+00:00

Leave A Comment

HAZTE PREMIUIM
Primer mes
GRATIS

Código cupón - MESGRATIS
REGISTRATE AHORA
close-link
WhatsApp

FITFITUP